jueves, 23 de agosto de 2007

Va por muchos amigos

Lamentablemente y aunque a la mitad nuestra ciudad nos pese, Antonio Burgos lleva mas razón que un Santo, pero que se le va a hacer, ya correran tiempos mejores para el otro bando.
Dedicado a mis amigos Sevillistas.

Serva La Bari

El Sevilla, ejemplo para Sevilla


Por ANTONIO BURGOS

Mire usted, Don Zoido: como le va escribir usted a la Unesco para que actúe de Primo de Zumosol e impida que el alcalde siga con sus jangás contra el patrimonio histórico, aproveche usted el sobre y el sello, y haga un añadido a su petición, que sé que no le va a costar ningún trabajo, dada su palanganosa condición. Dígale usted a la Unesco que si por cuestión de catenarias, y por el amolado del afilador de vías, y por la reinvención en caro y en derrochón del Tranvía de las Herramientas no les cuadra declarar a Sevilla como Patrimonio de la Humanidad, que no importa: que declaren directamente al Sevilla F.C., que se lo tiene mucho más merecido, porque es Patrimonio de Andalucía, de España y de la Humanidad.

Sí, ya sé que a mí los fundamentalistas heliopolitanos y los talibanes de la calle Jabugo me van a matar por elogiar en sus triunfos al Sevilla F.C. pero lo del club decano no es cuestión de verdolagas y palanganas, sino de orgullo de ciudad. Ojalá todo en Sevilla funcionara como el Sevilla F.C. Ahí lo ven: en quince meses, cinco títulos. Y la ciudad, en quince meses, ni la cartilla de graduado escolar. El Sevilla F.C., en quince meses, ha ganado todo lo que se podía ganar y ha puesto el nombre de la ciudad donde esta vieja dama hispalense se merece. En el mismo periodo de tiempo, ¿qué ha hecho el Ayuntamiento que tiene en su escudo a los mismos tres santos y en sus colores el mismo carmesí vexilológico que en el club blanco viró a rojo? En quince meses el Ayuntamiento no ha ganado ni el peluche grande de la tómbola de la Feria que dice Manu. En quince meses el Ayuntamiento no ha sido capaz de traer a Sevilla no digo ya una Copa del Rey o dos Uefas, dos: ni siquiera la pieza que le falta a la tuneladora para que deje de dar por saco. Pieza que es como cuando viene el técnico a arreglar la lavadora que nos encontramos rota al regreso de Chipiona:

-Tiene una pieza rota, y no la tenemos en existencia en el almacén, tiene que venir de Barcelona, y lo menos hasta la semana que viene no creo que llegue.

La pieza de la tuneladora viene desde más lejos, desde el Canadá. Así que si en la lavadora tardan una semana, calculen. Si del Sevilla F.C. dependiera, de su presidente, de su equipo técnico, de su plantilla, de su afición, hacía ya tres meses que la pieza de Canadá estaba aquí. No, mejor todavía: ni se había roto nunca la tuneladora. Que tiene tantos problemas porque se empeñan en hacerla avanzar por el centro, y no por las bandas: por la Banda del Carmen de Salteras, por la Banda Municipal que a este paso va a rescatar la marcha le tocaron a San Fernando cuando entró por primera vez en La Campana.

Si del Sevilla F.C. hubiera dependido el Metro, hacía ya más de quince meses que los abonados hubieran ido a ver la gloria de Kanouté bajándose en la estación de Huerta del Rey, al lado del Pizjuán. Si del Sevilla F.C. dependiera el tranvía, hacía ya quince meses que llegaba a La Campana, como San Fernando cuando entró en Sevilla, pero, vamos, sin que le rozara ni un varal ni un guardabrisas por la calle O´Donnell o por donde hiciera falta ir, y no como ahora, que no saben si el tranvía va a ser capaz de llegar a la Magdalena (no Álvarez, sino la otra, la de las antiguas Galerías Preciados). Si del Sevilla F.C. dependiera, Sevilla sería lo que tiene que ser, y no este disparatón con Clase Creativa y Carril Bici. Para Clase Creativa, el Sevilla F.C., joé, que en quince meses, fíjese usted lo que ha creado y la que ha liado.

Por encima de mi irrenunciable fe bética (pero de la Bética de los romanos), yo ahora me pongo a soñar y me imagino una Sevilla donde la coalición de gobierno municipal estuviera formada entre el Sevilla F.C. y Abengoa. ¿Se imaginan cómo estaría todo de Santas Rufinas y de Copas y Supercopas? Y pudiendo aspirar a esa verdadera Sevilla Creativa y Creadora, ¿por qué nos tenemos que conformar con Don Alfredo y el Tío de la Cachimba en comandita, que no son capaces ni de traer la pieza del Canadá para el Metro ni de poner en marcha el tranvía, por sólo poner dos símbolos?

Y conquistada la Supercopa, el Sevilla cogió y se puso otra vez a trabajar: pico, pala, chimpún y a currelar. ¿Seguro que el Sevilla es de Sevilla? ¿No será que nos hemos confundido y que el que viste de colorao y le metió cinco chupetes al Madrid es un equipo sueco, alemán o de por ahí?

3 comentarios:

Dama de sevillano nombre dijo...

Muy bueno, si señor.
Hay que reconocerles el mérito, tanto al equipo como a mi Alcalde, ambos han tenido malos tiempos.
Pero sinceramente, parece de otro planeta...

Los Antrasinos dijo...

Esperamos que entre esos amigos sevillistas a los que te refieres, estemos nosotros. Un beso del dr de la barbilla hendida y la chica doraemon

Los Antrasinos dijo...

Por cierto, cuentanos como 2 visitas que somos 2.